¿Cómo optimizar las imágenes de tu sitio web para mejorar la carga y optimizar la navegación?

Las imágenes son un elemento esencial para cualquier sitio web, ya que aportan valor estético, informativo y emocional al contenido. Sin embargo, las imágenes también pueden afectar negativamente al rendimiento de tu sitio web, si no están optimizadas adecuadamente. Las imágenes no optimizadas pueden ocupar mucho espacio de almacenamiento, consumir muchos recursos y ralentizar la velocidad de carga de tu sitio web. Esto puede provocar una mala experiencia de usuario, una mayor tasa de rebote y una menor conversión. Por eso, es importante optimizar las imágenes de tu sitio web, para que se carguen más rápido y mejoren la navegación.

La optimización de imágenes consiste en reducir el tamaño de los archivos de imagen sin perder calidad, utilizando diferentes técnicas y herramientas. Al optimizar las imágenes, se consigue mejorar la velocidad de carga de tu sitio web, lo que se traduce en una mejor experiencia de usuario, un mejor posicionamiento en los buscadores y un mayor rendimiento de tu negocio.

En este artículo, te vamos a explicar cómo optimizar las imágenes de tu sitio web, siguiendo estos pasos:

1. Elige el formato de archivo correcto

El primer paso para optimizar las imágenes de tu sitio web es elegir el formato de archivo más adecuado para cada tipo de imagen. Existen varios formatos de archivo de imagen, pero los más comunes son:

  • JPEG: es el formato más utilizado para las imágenes fotográficas, ya que ofrece una buena calidad con un tamaño de archivo reducido. Sin embargo, es un formato con pérdida, lo que significa que cada vez que se guarda o se comprime la imagen, se pierde un poco de calidad. Por eso, hay que tener cuidado con el nivel de compresión que se aplica, para no deteriorar demasiado la imagen.
  • PNG: es el formato ideal para las imágenes con transparencia, como los logotipos, los iconos o los gráficos. También ofrece una buena calidad, pero con un tamaño de archivo mayor que el JPEG. Es un formato sin pérdida, lo que significa que no se pierde calidad al guardar o comprimir la imagen. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los navegadores soportan la transparencia de los PNG, por lo que puede haber problemas de compatibilidad.
  • GIF: es el formato más usado para las imágenes animadas, como los memes o los banners. Tiene un tamaño de archivo pequeño, pero una calidad limitada, ya que solo admite 256 colores. Además, consume mucha CPU y memoria, por lo que puede ralentizar el sitio web. Por eso, se recomienda usarlo con moderación y solo para imágenes pequeñas y simples.
  • WebP: es un formato de imagen moderno y avanzado, que ofrece una mejor calidad y un menor tamaño de archivo que el JPEG y el PNG. Soporta tanto imágenes con pérdida como sin pérdida, y también imágenes con transparencia y animación. Es un formato muy recomendable para optimizar las imágenes de tu sitio web, pero tiene el inconveniente de que no es compatible con todos los navegadores, por lo que puede requerir un sistema de fallback o de respaldo.

Para elegir el formato de archivo correcto para cada imagen, debes tener en cuenta el tipo de imagen, el nivel de calidad que necesitas, el tamaño de archivo que quieres y la compatibilidad con los navegadores. Una buena práctica es usar JPEG para las imágenes fotográficas, PNG para las imágenes con transparencia y WebP para las imágenes que requieran una mayor calidad y un menor tamaño de archivo.

2. Comprime tus archivos de imagen

El segundo paso para optimizar las imágenes de tu sitio web es comprimir tus archivos de imagen, para reducir su tamaño y mejorar su velocidad de carga. La compresión de imágenes consiste en eliminar los datos innecesarios o redundantes de los archivos de imagen, sin afectar a su calidad perceptible. Existen dos tipos de compresión de imágenes:

  • Compresión con pérdida: es la que reduce el tamaño de los archivos de imagen a costa de perder un poco de calidad. Es la más recomendable para las imágenes fotográficas, ya que el ojo humano no suele notar la diferencia. El nivel de compresión se puede ajustar según las necesidades, pero hay que tener cuidado de no excederse, para no generar artefactos o distorsiones en la imagen.
  • Compresión sin pérdida: es la que reduce el tamaño de los archivos de imagen sin perder calidad. Es la más adecuada para las imágenes con transparencia, los gráficos o los textos, ya que preserva todos los detalles y colores de la imagen. El nivel de compresión es fijo y depende del formato de archivo que se utilice.

Para comprimir tus archivos de imagen, puedes utilizar diferentes herramientas y programas, tanto online como offline. Algunas de las herramientas más populares son:

  • TinyPNG: es una herramienta online que comprime los archivos PNG y JPEG con pérdida, reduciendo su tamaño hasta en un 70%. Es muy fácil de usar, solo hay que arrastrar y soltar las imágenes que se quieren comprimir, y luego descargarlas o guardarlas en la nube. También tiene una versión de pago que ofrece más opciones y funcionalidades.
  • Compressor.io: es otra herramienta online que comprime los archivos JPEG, PNG, GIF y SVG, tanto con pérdida como sin pérdida. Permite elegir el nivel de compresión y comparar el resultado antes y después de la compresión. También se puede descargar o compartir las imágenes comprimidas.
  • ImageOptim: es un programa gratuito para Mac que comprime los archivos PNG, JPEG y GIF sin pérdida, eliminando los metadatos y los datos innecesarios. Es muy sencillo de usar, solo hay que arrastrar y soltar las imágenes que se quieren comprimir, y el programa las optimiza automáticamente.
  • RIOT: es un programa gratuito para Windows que comprime los archivos JPEG, PNG y GIF, tanto con pérdida como sin pérdida. Permite ajustar el nivel de compresión y la calidad de la imagen, y ver el resultado en tiempo real. También se puede aplicar algunos efectos y filtros a las imágenes.

3. Utiliza las dimensiones de imagen adecuadas

El tercer paso para optimizar las imágenes de tu sitio web es utilizar las dimensiones de imagen adecuadas, para evitar que se deformen o se pixelen al mostrarlas en tu sitio web. Las dimensiones de imagen se refieren al ancho y el alto de la imagen, medidos en píxeles. Estas dimensiones determinan el espacio que ocupa la imagen en la pantalla y la resolución que tiene.

Para utilizar las dimensiones de imagen adecuadas, debes tener en cuenta el tamaño y la proporción del contenedor donde se va a mostrar la imagen, y el tipo de dispositivo y de pantalla que va a usar el usuario. Una buena práctica es usar imágenes que se adapten al ancho del contenedor, y que mantengan la misma relación de aspecto que la imagen original. Así, se evita que la imagen se estire, se encoja o se corte, y se mantiene la calidad y la nitidez de la imagen.

Para ajustar las dimensiones de imagen, puedes utilizar diferentes herramientas y programas, tanto online como offline. Algunas de las herramientas más populares son:

  • ResizeImage.net: es una herramienta online que permite redimensionar, recortar, rotar y optimizar las imágenes. Es muy fácil de usar, solo hay que subir la imagen que se quiere redimensionar, y luego introducir el ancho y el alto deseados, o seleccionar una de las opciones predefinidas. También se puede elegir el formato de archivo y el nivel de compresión de la imagen. Luego, se puede descargar o compartir la imagen redimensionada.
  • PicResize: es otra herramienta online que permite redimensionar, recortar, rotar y editar las imágenes. También es muy sencillo de usar, solo hay que subir la imagen que se quiere redimensionar, y luego elegir el porcentaje o el tamaño exacto que se quiere aplicar. También se puede elegir el formato de archivo y la calidad de la imagen. Además, se puede aplicar algunos efectos y filtros a las imágenes. Luego, se puede descargar o guardar la imagen redimensionada.
  • Photoshop: es un programa profesional para editar y manipular imágenes. Permite redimensionar, recortar, rotar y optimizar las imágenes con gran precisión y calidad. También ofrece muchas otras opciones y funcionalidades para mejorar y personalizar las imágenes. 
  • BeFunky: es una herramienta online que permite redimensionar, recortar, rotar y editar las imágenes. Es muy fácil de usar, solo hay que subir la imagen que se quiere redimensionar, y luego introducir el ancho y el alto deseados, o seleccionar una de las opciones predefinidas. También se puede elegir el formato de archivo y la calidad de la imagen. Además, se puede aplicar algunos efectos y filtros a las imágenes. Luego, se puede descargar o compartir la imagen redimensionada.
  • GIMP: es un programa gratuito y de código abierto para editar y manipular imágenes. Permite redimensionar, recortar, rotar y optimizar las imágenes con gran precisión y calidad. También ofrece muchas otras opciones y funcionalidades para mejorar y personalizar las imágenes. Para redimensionar una imagen con GIMP, hay que abrir la imagen en el programa, y luego ir al menú Imagen > Escalar imagen, y elegir el ancho y el alto deseados, o seleccionar una de las opciones predefinidas. También se puede ajustar la calidad de la imagen y el formato de archivo. Luego, se puede guardar o exportar la imagen redimensionada.
  • IrfanView: es un programa gratuito y ligero para visualizar y editar imágenes. Permite redimensionar, recortar, rotar y optimizar las imágenes con facilidad y rapidez. También ofrece algunas opciones y funcionalidades adicionales para mejorar y personalizar las imágenes. Para redimensionar una imagen con IrfanView, hay que abrir la imagen en el programa, y luego ir al menú Imagen > Cambiar tamaño/Reescalar, y elegir el ancho y el alto deseados, o seleccionar una de las opciones predefinidas. También se puede elegir la calidad de la imagen y el formato de archivo. Luego, se puede guardar o exportar la imagen redimensionada.

¿Que es la compresión sin perdida?

La compresión sin pérdida es un tipo de compresión de imágenes que reduce el tamaño de los archivos de imagen sin perder calidad. La compresión sin pérdida elimina los datos innecesarios o redundantes de los archivos de imagen, pero puede restaurar el original si es necesario. La compresión sin pérdida es adecuada para las imágenes con transparencia, los gráficos o los textos, ya que preserva todos los detalles y colores de la imagen. Algunos formatos de imagen que usan la compresión sin pérdida son PNG, GIF y WebP (sin pérdida).

La compresión sin pérdida tiene algunas ventajas y desventajas, como:

  • Ventajas: mantiene la calidad de la imagen, no genera artefactos ni distorsiones, permite recuperar los datos originales.
  • Desventajas: no reduce tanto el tamaño de los archivos como la compresión con pérdida, puede requerir más tiempo y recursos para comprimir y descomprimir, puede tener problemas de compatibilidad con algunos navegadores o dispositivos.

Para comprimir tus imágenes sin pérdida, puedes utilizar algunas herramientas y programas, como ImageOptim, RIOT o GIMP. Estas herramientas te permiten ajustar el nivel de compresión y la calidad de la imagen, y ver el resultado antes y después de la compresión. También te permiten elegir el formato de archivo y la calidad de la imagen. Luego, puedes descargar o compartir las imágenes comprimidas sin pérdida.

¿Cómo optimizar las imágenes de tu sitio web para mejorar la carga y optimizar la navegación?
Lucas A. Pirelli 4 marzo, 2024
Compartir
Archivar
Identificarse dejar un comentario

Cómo aplicar el posicionamiento SEO en tu web y por qué es tan importante.
El posicionamiento SEO (Search Engine Optimization) es el arte y la ciencia de optimizar tu web.